Buscar

Artículos
Oct
31
2016

La Psicoanalogía

Por Juan Carlos Lluch

Consiste en un método analógico que sirve para encontrar la unión entre el síntoma y la causa psico-emocional de la enfermedad. Limitarse a tratar la sintomatología del trastorno es algo superficial que muchas veces no permite resolver la curación de la enfermedad, y tampoco encontrar la causa y el porqué se ha producido.

La psicoanalogía se dedica a encontrar la emoción y el pensamiento nocivo que hay detrás de cada enfermedad o patología, con la intención de hacer consciente al paciente del conflicto que sufre y que está somatizando, para después tratarla con psicoterapia avanzada y resolverla. Por ejemplo nuestra visión puede transformarse en analógica cuando sentimos picor o escozor y nos rascamos, y además somos capaces de comprender que esta demanda de rascarse, no es sólo física, porque el picor puede llegar más lejos de una reacción cutánea, y su significado puede ser que algo que ha sucedido en nuestra vida nos está escociendo o produciendo picazón, y que cuando seamos capaces de ser conscientes de la causa que nos produce picor, éste desaparecerá. En otro orden de cosas, desequilibrios de la mente y las emociones también pueden alterar el balance bioquímico del cuerpo.

Tenemos que ser conscientes de que todos nuestros actos tienen sus consecuencias, y que una actitud o conducta beneficiosa o nociva siempre va a repercutir en una forma de manifestación física, química u orgánica del cuerpo, para bien o para mal.

El cuerpo habla a través de sus trastornos, de sus síntomas, de sus signos físicos, de sus cambios químico-analíticos, de su morfología. En este sentido, cualquier tipo de diagnóstico sea químico-analítico, radiológico, morfológico, semiológico o reflejo, nos estará indicando lo que pasa en el interior del ser humano, lo que siente, lo que piensa, y nos dará información sobre el tipo de conflicto que tiene. A este cometido se dedica la psicoanalogía, al igual que otras disciplinas como la psicosomática.

 

Ley de la analogía o de correspondencia

La psicoanalogía usa constantemente la ley de analogía. La analogía es una ley, también llamada ley de similitud o de correspondencia. Es decir que en todos los aspectos de la vida y la de materia, rigen las mismas leyes, las leyes naturales.

Lo que es en el mundo físico y tangible, es análogo a lo que existe en el mundo psíquico, metafísico e invisible. Lo que se realiza en lo grande, se realiza en lo pequeño, lo macroscópico es similar a lo microscópico. Lo que existe en lo simple también se refleja en lo complejo.

Así, los sistemas planetarios son de análoga constitución a los sistemas de átomos químicos. La misma ley de estructura ramificada rige en los ríos sobre la tierra que en el sistema circulatorio animal, que en las ramificaciones de un árbol en el reino vegetal. Los pulmones son comparados con un árbol invertido, por su similar forma, por eso se les denomina el árbol bronquial.

“El cuerpo habla a través de sus trastornos, de sus síntomas, de sus signos físicos, de sus cambios químico-analíticos, de su morfología.”

En la naturaleza y en el universo manifestado existen siempre correlaciones analógicas, como la ley del Dos en forma de las dos fuerzas contrapuestas, la fuerza centrípeta y centrífuga, el polo positivo y el negativo, que analógicamente se manifiestan en forma de luz y oscuridad, de día y noche, de masculino y femenino, etc. También existe analógicamente la ley del Tres, que se manifiesta en diversas formas como la construcción biológica de la vida; por ejemplo, el cuerpo tiene tres tejidos embrionarios, endodermo, mesodermo y ectodermo, tres partes de la columna, cervical, dorsal y lumbar, brazo, antebrazo y mano, el tarso, metatarso y dedos de la mano, la falange, falangina y falangeta, etc. O la ley del Cuatro en el plano de la tierra, con los cuatro direcciones o puntos cardinales; o en la forma de analogía del Cinco, con cinco dedos en las extremidades, cinco elementos de la naturaleza, etc.; o en la analogía del Siete como los siete sonidos musicales, los siete colores en el arco iris, siete chacras y siete cuerpos energéticos o sutiles, y todas las vibraciones de las energías cósmicas, se resuelven en grupos septecimales.

La trascendencia del estudio y aplicación de la ley de Analogía, es de un orden muy elevado, por ella se guía el sistema de numeración matemático, por ella la ciencia matemática descubrió la existencia del planeta Neptuno, antes de ser observado por el telescopio. Gracias a ella se desarrolló la Química, descubriendo multitud de alcoholes, hidrocarburos, etc., e hizo multitud de analogías químicas; por ella han sido solucionados muchos de los problemas biológicos a la vista de procesos semejantes del desarrollo embrionario en individuos y otras especies.

En las creaciones industriales, tenemos numerosos ejemplos como la cámara fotográfica, como forma mecánica de reproducción del ojo de los vertebrados, el piano o el arpa como fiel retrato del órgano de Corti en el oído interno, o cualquier máquina de vapor o gasolina semejante al plan constructivo de los organismos naturales.

Nada existe realmente inventado por el hombre cuyo mecanismo no preexista en algún ser de la naturaleza.

 

El principio de Correspondencia es el mismo principio que el de la analogía. Este principio encierra la verdad de que hay siempre una cierta correspondencia entre las leyes y los fenómenos de los varios estados del ser y de la vida, y el antiguo axioma hermético se refiere precisamente a esto y afirma:

"Como es arriba es abajo; como es abajo es arriba" (El Kybalión)

O bien, como es en lo grande es en lo pequeño, o lo que es afuera es adentro. Y la comprensión de este principio nos da una clave para resolver muchos de los más oscuros problemas y paradojas de los misteriosos secretos de la Naturaleza, pero también nos ayuda a entender y resolver los problemas del ser humano. Hay muchos planos que no conocemos, pero cuando aplicamos esa ley de correspondencia a ellos, mucho de lo que de otra manera nos sería incomprensible se hace claro a nuestra conciencia.

Este principio es de aplicación universal en los diversos planos, mental, material o espiritual, del Cosmos: es una ley universal.

“Nada existe realmente inventado por el hombre cuyo mecanismo no preexista en algún ser de la naturaleza.”

La ley de analogía o de correspondencia vamos a usarla constantemente en psicoanalogía, porque en cada enfermedad, como se decía antes, el cuerpo habla a través de sus signos y síntomas, y nos explica de muchas maneras lo que le pasa. Igual que entendemos la semiología a través de la interpretación de los signos físicos y morfológicos, como un método que usa constantemente la analogía, lo mismo podemos hacer con la psicología y la psicosomática. Lo que le ocurre al cuerpo a nivel físico tiene una interpretación a nivel psicológico.

 

LEY DE AFINIDAD - LEY DE ATRACCIÓN - LEY DEL AMOR

Ley de afinidad, ley de atracción y ley del amor, tres denominaciones empleadas que tienen un denominador común, la capacidad de atraer y unir y de promover la unidad con el conjunto y con el todo.

En biología es la ley de la atracción o de afinidad de dos o más seres o cosas para unificarse, e implica la renuncia de sí mismo en favor del todo, para formar un conjunto homogéneo mayor. En la naturaleza, hasta las partículas y los elementos más simples, si tienen afinidad y resuenan, se unen formando estructuras superiores más coherentes.

Es el reconocimiento de la unidad del todo. Todo lo que existe esta unido y vinculado a través de afinidad y atracción. En el universo, los astros forman galaxias y constelaciones, y los planetas se subordinan formando sistemas planetarios. En el reino mineral, los minerales se manifiestan como afinidad química creando estructuras coherentes y toda su diversidad. En los animales a través del instinto de atracción sexual y de la afinidad de especie, se crean formas de organización grupal. En el hombre como ser más evolucionado, además de la atracción sexual, la fuerza del amor a través de los sentimientos (cariño, afecto, idealismo, etc.), de sus formas diversas emocionales (alegría, ira, coraje, miedo, etc), y de pensamientos ejecutores de ideas, se crean formas de vida humana: grupos, comunidades, poblaciones, naciones, etc.

“El amor es la fuerza que mueve la vida, que nos hace vivir, tanto a la especie humana, como a las demás formas de vida.”

El amor es la fuerza que mueve la vida, que nos hace vivir, tanto a la especie humana, como a las demás formas de vida. Esto se ve claramente en los humanos, la mayor parte de las cosas que hacemos, las hacemos por amor. Aunque el amor mal entendido, que es el amor egoísta y condicionado, pueda dar lugar a errores, disturbios, sufrimiento, equivocaciones y conductas difíciles de explicar, siempre el motor de la mayoría de las acciones humanas será el amor. Desarrollar bien la faceta del amor como cualidad suprema, es el objetivo de la conciencia del ser humano, significando el por qué de nuestra existencia.

Ley de atracción

La mente humana emite vibraciones y resuena con campos vibratorios semejantes. Como consecuencia, si todo lo que existe (mente, luz, sonido, seres, objetos, etc.) son campos vibratorios, éstos emiten frecuencias y resuenan con campos vibratorios análogos.

La mente y su actividad a través de los pensamientos y los sentimientos, es el foco que emite y resuena con campos vibratorios análogos, actuando sobre los campos de la energía del universo (luz, sonido, mente, partículas), generando la creación. Todo lo que existe es mental, y todo ha sido creado por la mente. La influencia de la actividad de la mente en el mundo de las partículas hace que éstas se organicen y creen estructuras de forma y de materia, acordes con la estructura del pensamiento emitido.

Dentro de la actividad de la mente, el pensamiento es la energía más poderosa, porque crea, forma y concreta una imagen, y es alimentada con la energía de los sentimientos y las emociones. Los pensamientos y los sentimientos siempre están unidos. Si tenemos un pensamiento, éste está generando un sentimiento. Los pensamientos crean estados emocionales o formas de sentir. Por lo tanto los sentimientos dependen de los pensamientos. Pero también si tenemos un tipo de sentimiento o emoción concreto, este facilita un determinado estado mental con determinados pensamientos concretos relacionados con la emoción.

Fuente: http://sicoenergetica.com

 

Comentarios0
Comentarios0

Enviar


 
 

Listar Comentarios

Todavía no hay ningún comentario, sé el primero en opinar.

Deja tu comentario






Deseo mostrar mis datos
Acepto la clausula de privacidad


También te puede interesar