Buscar

Artículos
Feb
19
2017

La alquimia del yoga

 

Dibujo realizado por un interno del Centro Penitenciario de Zuera.

No hay regalo más grande para los voluntarios y voluntarias de la Asociación Aragonesa de Yoga y Yogaterapia Transpersonal, que la asistencia entregada y el cariño recibido de cada alumno y alumna que entra por la puerta de la sala en el Centro Penitenciario de Zuera.

Son diez años en los que cada sábado unos y otros nos entregamos a dar y recibir aquello que la práctica de yoga nos ofrece.

Esas muestras de cariño nos llegan constantemente, a través de una sonrisa, un abrazo, un escrito, un dibujo…

La  AAYYT nació  para  compartir las  enseñanzas  del  Yoga; así  que, siguiendo nuestro  Dharma,  compartimos estas muestras nacidas del corazón, que nos han hecho llegar.

Dibujo realizado por un interno del Centro Penitenciario de Zuera.
 

SILENCIO

“Cuerpo y mente funcionan conjuntamente. La mente es el aspecto interno del cuerpo: es un fenómeno material, no tiene nada que ver con tu ser. Es tan material como tu cuerpo, de modo que si haces algo con el cuerpo afecta automáticamente a la mente. Por es, a lo largo de los siglos, la gente ha venido cultivando posturas; por ejemplo, sentarse en posición de loto, forzando el cuerpo a ser como una estatua, una estatua de mármol. Si fuerzas tu cuerpo a mantenerse inmóvil, verás que tu mente cae en una especie de silencio que es falso, que no es verdadero. El cuerpo ha sido forzado a estar en silencio en esa postura. Pruébalo: simplemente ponte en una postura de enfado con tus puños, tu rostro, tus dientes; simplemente entra en esa postura iracunda y te sentirás sorprendido, empezarás a sentirte enfadado. Eso es lo que hace el actor: hace que su cuerpo adopte la postura y la mente le sigue.

Cierto silencio te sobreviene si te pones de pie en silencio. Pruébalo en una esquina de tu habitación. Ponte de pie en silencio, sin hacer nada. De repente, la energía se pone de pie dentro de ti. Estando sentado, sientes muchas alteraciones en la mente porque la postura sentada es la del pensador; cuando te pones de pie, la energía fluye como un pilar y se distribuye por todo el cuerpo. Estar de pie es muy hermoso. Probadlo, porque a algunos de vosotros os parecerá muy, muy hermoso. Si puedes estar de pie durante una hora es maravilloso. Simplemente estando de pie sin hacer nada, sin moverte, te darás cuenta de que algo se asienta dentro de ti, algo se queda en silencio, se produce el centramiento y te sientes como un pilar de energía. El cuerpo desaparece.

La química corporal cambia la mente. De ahí las posturas de yoga:todas ellas son posturas para forzar la mente a adquirir cierto patrón. Eso no es silencio real. El verdadero silencio es el silencio que viene por si mismo. Mi sugerencia es que no fuerces el cuerpo. Más bien, danza, canta, muévete, corre, trota, nada. Deja que el cuerpo haga todo tipo de movimientos para que la mente también pueda hacer todo tipo de movimientos internos la mente empieza a hacer su catarsis, y suelta sus venenos.

Grita, enfádate, pega a una almohada te sentirás muy bien. Has soltado algo de la mente.

Empieza con la catarsis para poder vaciarte de toda la basura que se ha ido acumulando en ti desde tu infancia misma. Estabas enfadado, pero no podías estar enfadado porque tu madre se enfadaba si tú te enfadabas, de modo que te reprimiste. Estabas enfadado, querías gritar, pero no podías gritar; al contrario, sonreías. Todo eso está acumulado dentro de ti, y tiene que ser echado fuera. Y después espera… y el silencio empezará a descender sobre ti. Ese silencio tiene su propia belleza. Es totalmente diferente; su cualidad es diferente, su profundidad es diferente.

Al grupo de personas que todos los sábados nos dedican la mañana a ejercitar nuestro cuerpo y nuestra mente ofreciéndonos sus técnicas y ejercicios de yoga a escuchar nuestro cuerpo, a desahogar nuestras vergüenzas y miedos a manejar nuestras emociones a todos ellos. GRACIAS .“

Compartir de un alumno del Centro Penitenciario de Zuera.

 

Aunque el espíritu de la AAYYT nace de las enseñanzas de la Baghavad Gîtâ, donde Krisnha le muestra a Arjuna la vía del Karma Yoga, “abandona el apego pero no caigas en la pasividad. Recréate en la actividad pero olvida sus frutos”, no podemos más que sentirnos satisfechos, y agradecidos de todo lo que compartimos, aprendemos y sentimos desde hace tanto tiempo.

Gracias a los educadores y a los voluntarios y voluntarias que hacen posible este proyecto, y a los alumnos y alumnas de el Centro Penitenciario de Zuera por su confianza en nosotros y en el Yoga.

 

Comentarios1
Comentarios1

Enviar


 
 

Listar Comentarios

#1 por Urbano
08/02/2017 a las 14:05 h.
Re: La alquimia del yoga
Simplemente enhorabuena por vustra dedicacion, tiempo, energia y amor en este y otros proyectos. Regalazo de carta y de dibujo. Gracias


Deja tu comentario






Deseo mostrar mis datos
Acepto la clausula de privacidad


También te puede interesar