Este corto de animación fue premiado con un Oscar y tuvo una gran aceptación de público y crítica. De manera sencilla y delicada nos ayuda a comprender a personas que tienen ciertas dificultades en la interacción social, comunicación, expresión de sentimientos y en la capacidad de empatizar, pero que sufren más al sentirse incomprendidas, rechazadas y abocadas en algunos casos al aislamiento.