«La música te da un mensaje, pero con el sonido el mensaje lo pones tú, y eso permite lograr percepciones que aumenten la conciencia».

Hoy conversamos con el músico terapeuta y multinstrumentista Javier Gavín, gran conocedor de las cualidades sanadoras y meditativas de los cuencos tibetanos, sobre la importancia del sonido, desde el ritmo a la propia voz, como vehículo para elevar la conciencia y a la vez conectar con el verdadero ser interior.

Javier nos hace una demostración del uso correcto de los cuencos, del canto armónico, de la sílaba universal Om y del uso ancestral del tambor para lograr el trance.

Parte 1:

 

Parte 2: