Hay algo que de tan obvio que es no reparamos en ello… los seres humanos, para desarrollarnos, necesitamos alimento, oxígeno y agua; pero sobre todo necesitamos caricias.