Namasté, namaskar o pranam

Nāmāsāteā en hindú y sánscrito:

En sánscrito, significa literalmente “me inclino ante ti”.

Na: refleja una simple negación

Maā: señala al ego, refiriéndose al “yo” o al “mí”.

De esta manera nama significa “inclinación, homenaje, saludo reverencial, adoración a la

verdad interna del otro”, pero no refiriéndose a su ego.

Te: es el dativo del pronombre personal tvam, “usted”.

Una traducción literal de Namasté es, de este modo, “un saludo reverencial a su interno” como también “Saludo la divinidad que está en ti”.

En un contexto religioso esta palabra puede tomarse para significar cualquiera de los siguientes casos:

· El Espíritu en mí se encuentra identificado con el espíritu presente en ti.

· Yo saludo ese lugar dónde tú y yo somos uno.

· Me inclino ante lo divino que hay en ti.

· Yo reconozco que dentro de cada uno de nosotros hay un lugar dónde la Divinidad mora, y -cuando nosotros estamos en ese lugar, nosotros somos Uno.

· Mi energía más alta saluda tu energía más alta.

· El Dios en mí ve y honra el dios en ti.

· Pueda el Dios dentro de ti, bendecirte.

En otros términos, este saludo reconoce la igualdad de todos, y rinde honor a la santidad e interconexión de todos, así como a la fuente de esa unión.

El gesto del Namasté, el Atmanjali mudra, habla de nuestra valoración interna acerca de lo sagrado que nos rodea. Es reconocer nuestra intuición de que existe algo de divino en cada cosa, en cada esencia.

Nos recuerda, de una manera gráfica y con una insistencia repetida, que podemos ver la chispa de lo Absoluto en todas partes y en cada uno de los seres con los que nos conectamos. Habla de nuestra valoración interna acerca de lo sagrado que nos rodea. Nos recuerda, de una manera gráfica y con una insistencia repetida, que podemos ver la chispa de lo Absoluto en todas partes y en cada uno de los seres con los que nos conectamos.

Es usado a lo largo de Asia, sobre todo en el contexto del budismo o las culturas budistas. Gassho es el término usado en los contextos japoneses para este gesto de las manos, y con una inclinación reverencial más amplia. Y es también comparable con otro saludo utilizado ampliamente en la tradición tántrica y yóguica: Om Namah Shivaya. Cuyo significado sería algo así como: “me postro ante la Presencia de Dios en ti y en mi”.

El mudra y su simbolismo

El gesto usado para reverenciar en Namaste o en Gassho es llevando las palmas abiertas juntas: normalmente al pecho, o un poco más arriba como debajo de la barbilla, debajo de la nariz, o sobre la cabeza.

Este gesto es un mudra; una posición simbólica de las manos muy difundida en las religiones orientales.

Una mano representa la naturaleza más alta, espiritual, mientras la otra representa el ego mundano.

La persona que hace el gesto de unir las dos manos está intentando eliminar sus diferencias con otros, y se conecta con la persona a la que reverencia. La inclinación es una inclinación simbólica de amor y respeto.

La palma derecha denota los pies del Divino y la palma izquierda denota la cabeza del devoto.

Los pies Divinos constituyen el último consuelo por todos los dolores.

El término Namo Vha hace referencia a una forma plural en la que uno (quien emite) saluda y reconoce las divinidades de cada una de las múltiples personas que están delante de él y el término Nama Vho se utiliza para saludar a un par de personas exclusivamente.

Fuente: http://ahamgangama.wordpress.com