Breve descripción de los rasgos más notables que caracterizan a quienes han alcanzado un gran avance espiritual.

Son los siguientes:

1.– Desapego material: Ellos no están aferrados de ninguna manera a sus pertenencias materiales. Porque no las necesitan para ser quienes son, ni acceden a una vida distinta a través de ellas. Simplemente, utilizan cuanto necesitan para vivir y pueden llegar a prescindir de todo lo que poseen, sin que esto signifique ningún trastorno en sus vidas.

2.– Desapego emocional: El verdadero amor implica que los seres que se aman sean totalmente libres por este motivo, ellos no están apegados a sus seres queridos. No desean aferrarlos, controlarlos ni considerarlos una adquisición. Su amor no es posesivo, celoso ni desconfiado; por el contrario es absolutamente generoso, respetuoso y libre. Quien alcanza ese estado no depende de otras personas para vivir, porque tiene una vida interior lo suficiente rica como valerse por sí mismo.

3.– Espontaneidad: Una de las particularidades que dan cuenta de la presencia de un ser evolucionado es la sencillez y la espontaneidad manifestada en todos los actos de la vida. Se conecta con su propia sabiduría interna y por lo tanto posibilita actuar apelando a una certera y aguda intuición. Este sexto sentido a flor de piel tan propio de los seres espirituales se manifiesta sin esfuerzo, sin necesidad de recurrir a complejos procesos mentales.

4.– Coherencias de pensamiento, sentimiento y acto: Todos los seres humanos solemos enfermarnos psíquica o físicamente porque muchas veces actuamos en contra de lo que pensamos o sentimos. Debemos llegar a tener una perfecta coherencia entre pensamientos, sentimientos y actos sanos.

5.– Ausencia de la importancia personal: Los seres iluminados no necesitan títulos, honores ni reconocimiento público. No hacen alarde de sus buenos actos, simplemente predican con el ejemplo. No actúan correctamente en función de recibir halagos o cariño, es la única manera de actuar que conocen. Además, no incentivan el culto hacia su persona, convencidos de que lo único trascendente es el espíritu que poseen y no la forma corporal que temporalmente encarnan.

6.– Pureza: El dominio completo del cuerpo físico es el primer escalón que permite al hombre dominar absolutamente su campo emocional y mental.

7.– Concentración y observación: Para ellos, no existen las metas imposibles. No están aferrados a las dificultades, solo son capaces de ver las soluciones. La concentración y la profunda observación del mundo circundante es la clave para alcanzar esta condición, que les permite entender todo, comprender todo. Privilegian la búsqueda de la verdad y el conocimiento, por eso no se aferran a conceptos establecidos; investigan y comprueban todo por sí mismos.

8.– Capacidades extra sensoriales: El dominio total de las capacidades físicas, emocionales y mentales, como se ha dicho, es condición de los seres muy evolucionados. El tercer ojo, la capacidad de adelantarse al futuro o comunicarse con la mente, fluyen sin ningún esfuerzo en ellos. No deben esforzarse por despertarlos, simplemente los dominan como consecuencia de saberse y comportarse como seres iluminados.

9.– Felicidad: La iluminación genera un estado de profunda felicidad. Pero no se trata de una dicha pasajera, un bienestar atado a los estados de ánimo, a las pasiones, a logros materiales. Se trata de un estado permanente, profundo e inmutable, que es la felicidad del espíritu. Es la felicidad que acarrea a verdadera evolución espiritual….

Fuente: https://evolutionconsciente.com