Krishnamurti es considerado como uno de los grandes pensadores y maestros espirituales de todos los tiempos. No enseñó ninguna filosofía ni religión, sino que hablaba de las cosas que nos afectan a todos en nuestra vida cotidiana, de los problemas del vivir en una sociedad moderna, con su violencia y corrupción, de la búsqueda individual de seguridad y felicidad, de la necesidad de que la humanidad se libere a sí misma de las cargas internas del miedo, de la ira, de las injurias y del sufrimiento. Expuso con gran precisión el funcionamiento sutil de la mente humana, y señaló la necesidad de generar en nuestra vida diaria una cualidad meditativa profunda y espiritual.