Los ancestros de diferentes culturas veían las partes de nuestro cuerpo como un ser completamente inteligente y autónomo del cerebro, con capacidad de sentir; ello les llevaba a utilizar diferentes formas de comunicación con la zona corporal afectada para conseguir su sanación.